Gracias crisis


Por Agustin Hinterholzer

Durante más de 8 años, la fórmula uno estuvo dominada principalmente por 2 escuderías: Ferrari y McLaren. En lo personal, perdí mucho interés en mi deporte favorito, ya que como espectáculo y entretenimiento disminuyó bastante, Schumacher dominaba las carreras, Barrichelo lo dejó pasar en Austria en 2002, lo que provocó en mi un disgusto y un excesivo mal sabor de boca.

Por malas decisiones de la FIA (presidida por Mosley) y el señor Bernie Ecclestone, y tantos cambios sin un objetivo definido, se perdió la participación de empresas como Michelin, quien gasto millones de Euros en desarrollar una llanta que pudiera soportar un mayor rodaje sin comprometer su agarre, para durar una carrera completa,  y a la mera hora decidieron que mejor ya no, que era muy riesgoso para los pilotos (lo cual debieron haber pensado desde un inicio).

Y bajo este sistema llego la crisis financiera mundial. Y con ello, llego una fuerte crisis a la máxima categoría del automovilismo, pero ahora que aprecio los cambios que han sucedido, me siento como niño con juguete nuevo. Mercedes compró la escudería campeona del 2009, Braun y no conformes con eso, fichan a Schumacher (quien logró muchos de sus campeonatos en mancuerna con Ross Braun) por 3 años (lo cual me hace pensar cada día más que Schumacher no regresó con Ferrari no por problemas en el cuello, si no por que sabía que era un automóvil que no era competitivo).

La crisis desapareció a varios equipos como BMW, Toyota y Honda, este último convirtiéndose en Braun (ganando el campeonato de piloto y escudería en su primer año) y ahora en Mercedes. Mi interés y mi emoción por la temporada 2010 radica en tener muchos equipos nuevos o resurgidos: Campos Meta, Lotus (gracias a la salida de BMW), Mercedes, US F1  y Virgin. Todos quieren repetir lo que logró Braun: Un campeonato en su año debut.

Los equipos de linaje ya se acordaron que no hay equipo chiquito. Que ganar un campeonato de fórmula uno va más allá del dinero y del carro. Que un buen ingeniero, y un buen piloto con la mira en el objetivo en lugar de pelearse como señoritas (Kimi, un excelente piloto pero berrinchudo y pedante) les pueden volver a atropellar. Ya se percataron que en la F1 no hay zona de confort, y que la pasión por el deporte hace que los equipos “chiquitos” logren mayores avances y mejores resultados.

Gracias crisis, por esta oportunidad de volver a emocionarme con la F1, por devolverme las ganas de levantarme los domingos a las 7am para ver una arrancada, y estar pendiente los sábados de la calificación. Gracias por regresar a un icono y ponerle sabor al campeonato. Gracias por hacer que recuerde que hay más que McLaren (mi equipo favorito), Ferrari y Williams. Gracias por regresarme una F1 llena de sorpresas, de emociones, de gritos, brincos y pilotos sin delirios de estrellitas. ¡NOS VEMOS EN BAHRAIN!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: